Foto: José Díaz texto: María Montero 
Lourdes Grobet (1940) estuvo en Costa Rica a finales de agosto como invitada especial de la Feria Internacional del Libro, que este año estuvo dedicada a México. En el Museo de Arte y Diseño Contemporáneo de San José, Grobet se encargó de abrir Espectacular de Lucha Libre, una muestra antológica que reúne 30 años de imágenes capturadas en la esquina más ruda de la cultura popular mexicana. Sin embargo, después de más de 40 años de documentar el trabajo del Laboratorio de Teatro Campesino e Indígena de Tabasco –también en su tierra natal–, el seguimiento a estos dioses y reinas del cuadrilátero podría considerarse otro de los detalles obsesivos de su dilatada carrera. La noche de la inauguración, cuando la fotógrafa vio llegar a un grupo de luchadores locales en señal de homenaje, exclamó: “Ahora sí me siento segura”. Durante un conversatorio con el público, narró parte de su experiencia en el Estrecho de Bering, a raíz de un documental que estrenará junto a sus hijos en el Festival de Cine de Sundance, en enero próximo, y también reveló cuál sería su siguiente destino fuera de México: la quinta edición del Festival de Cine Zombie de Bogotá, Colombia.
Lourdes Grobet jamás se perdería una cita cuya temática de convocatoria es Mujeres Locas.